5.22.2017

aBsolutAmaGnituDaparente


Al igual que las estrellas, las luces de una carretera tienen diferentes magnitudes aparentes debido a que están a distintas distancias desde la persona que las ve. La magnitud absoluta es cuán brillante es una estrella en realidad. La magnitud aparente y la magnitud absoluta de una estrella suelen ser distintas... 

la muchacha me ha mirado con desdén, molesta. doy un respingo. vaya, me falló el cálculo de magnitud aparente, pienso tratando de recuperar equilibrio recordando el texto que hace apenas media hora acabo de traducir para un libraco sobre galaxias, aún tibio en mi mente. la muchacha y yo hemos chocado bruscamente mientras yo caminaba cabizbaja, precisamente con la intención de evitar tropezones, por una calle concurrida por autos, con apenas transeúntes. "ay, disculpa", balbuceo, y trato de sonreír. la muchacha sostiene mi mirada bizca tras gafas oscuras, ella sin lentes, brava, soberbia. en serio, lo lamento, pero... yestaquécoño, pienso, mientras repito mi débil disculpa. "vieja, lo que te tienes que fijar por dónde carajo coges", me suelta de sopetón al dar yo un paso, y se me cuadra delante. suspiro. vieja magnitud aparente eres tú por estos lares, distante melania nebulosa galaxia pulverizada y en decadencia. de nuevo, pensando en otra cosa, le digo: "mira, disculpa, iba distraída y...", pero me interrumpe, grosera furiosa, casi gritando que "es que no se puede andar comiendo mierda por la calle tú". 

es cierto; casi le caigo encima en el tropezón. se habrá asustado al ver mi volumen y sí, iba yo a la deriva, entumecida dentro de mí misma, y qué casualidad, ella el único peatón, conmigo, por este sendero. pero su reacción no es para tanto... y vuelvo a respirar profundo en medio de la coral way sombría, invisibles los corales, yo que iba aparentemente segura bajo las sombras arbóreas hacia la tiendita que vende orquídeas. sola, en esta ciudad que me detesta tanto como yo a ella --amour fufú si los hubo--, iba yo a comprarle orquídeas a mi padre pretendiendo no saber qué día era, ni en qué lugar estaba ni por qué ni por quién... porque hay días que no deben tener ni fecha, deberían esfumarse, leap year y ya, y este es uno para las cenizas, para borrar. y sin embargo, me arde, me calcina y revienta... todo, todo de este día. pero...    SIGUE

5.17.2017

noSIéndolo

los fantasmas no se forman de la nada. nacen, sin nada de esfuerzo, del todo. absurdo, ya ves, con su blanca palidez etcétera, negros de furia salen del puñetazo en la pared y del rencor de la torpeza, de los pies a la cabeza. 

los fantasmas son perfumes agrios. albañiles torpes que no saben trabajar el material albañal. lo que queda, los residuos antes el concreto masa blanda que endurece si de repente... y se puede agrietar si no lo saben aplastar. sacarle el aire para no dejar burbujas. 

los fantasmas y sus túnicas finas de salir a pasear se olvidan del proceso entre gotitas de dolor de sol embarradas. ahí siguen de pie y cantan los fantasmas que se ríen al revés y forman círculos de humo entorno a los huecos en el espesor, de todo, sin nada, incapaces de ser y sin embargo, siéndolo. todo. por eso hay que hablar con los fantasmas que se sientan o andan de pie dando vueltas traspiés tras traspiés. un placer. 

deambulan, dicen, por hábito, tanto que recorrer. un deleite. se ríen, dije, al revés. verles los dientes invisibles del morder y morder, en vano morder más de lo que puede uno tragar, y tragar, y tragar. comedia divina que ni sepan que la vida un chicle. chicle de burbuja cruel y rápido se desgasta, el sabor aquel, falso de fresa o cereza, bola de plástico en la lengua dando vueltas sin poder, sin poder retroceder. y en la burbuja que queda atrapada en el cemento, en el chicle, en la mente fermentada de aire tóxico que no pudo escapar. aire viciado que necesita salirse porque hay que saber trabajar, hasta el vulgar concreto y su densidad insulsa, su ser nada, y sin embargo, firme, todo.

ah, los fantasmas lo saben, la impotencia del querer y no poder. o poder y no querer. e indecisos deambulan, dando vueltas por doquier. perfumes agrios de potencia cruel. voces envueltas en lino y sol. mariposas muertas sobre el contén. el trillo del caminar y no poder con tu blanca palidez. el sol en tu piel, dañino y cruel. ojos por doquier, voces llenas de placer del saberte del buscarte. sin querer y no poder. o todo al revés, como esa risita cruel, de lado, bailándote entre los dientes transparentes llenos de luz difusa y el rastro del sabor de los fantasmas de luto en la higuera de tu suerte empalagosa chorreada de hormigas y el flujo de  vértigos en esa misma piel, que rozan y gozan los fantasmas, en tu buzón de flores en tu butaca incómoda entre las fotos a medio revelar en tu momento ido sobre la hoja de papel arrugado desechado en todos los sentidos que se aguzan se empinan y te lo brindan, el sexo empírico de fantasmas retóricos, abierto en la playa de lado en la arena salado de mar entre sábanas de algas la luz que ciega el horizonte se achica el todo de tanta nada se enajena, se recuesta y crece. el momento de la duda entre fantasmas que se ríen al revés, idóneos amantes de la carne perenne sarpullido, del temor asimilado, del fracaso nivelado, del repaso de la desnudez del ser. no uno sino tres o más a punto de fusionarse gigante y denso multiplicado en vano a punto de cogerte la lengua y enredártela en un nudo. a punto de halarte, al borde de cristal elevándote en el flotar. y de la nada orgásmica en medio de todo lo que no es porque nunca fue pero no ha de dejar de ser no siéndolo. no siéndolo.   

© om ulloa

5.13.2017

siéndonos

quétútáciendo? me pregunta arrugando los ojos al punto de perderlos en medio de su carita surcada de arrugas... digo, vida. tirándonofoto. paqué si estoymuyfea. jamás fea, solo vieja, le respondo y nos reímos. ay risa risa que de prisa se nos va todo, y lo sabemos. mi madre, que nunca fue perfecta ni nunca lo será y su hija, que nunca quiso serlo. el defecto, mi gran virtud. mi madre que va a cumplir 90 y los lleva pesados, ahora tan tristes después de la gran pérdida. cuánto lo extraño, me repite cien veces cada día desde que llego, a veces sin decirlo. el cuerpo le pesa y el alma la lleva ligera, en la espera. y la abrazo tibia y en ella soy lo que nunca puedo ser fuera de ella. mi madre apenas viuda no quiere serlo y se quiere ir, con él. no me dejes sola, le digo egoísta mientras la abrazo y suspira, leve. sabes, cada vez que veo su rostro, me dice, él está riéndose, siempre. y lo ve todo el día porque así era, cascabel sinuoso y alegre, optimista y glotón por la vida misma. ella no, trágica y negativa, pero seria y bravía, valiente, lanzada, y él en el viento, desencadenado, admirándola. opuestos si los hubo, siempre. pero encajaban, a las mil maravillas. y juntos eran baile y música, cuba en mi sangre sin tierra y el piso donde volver y caer. piso de losas frías, hogar. y entonces, ella solo lo recuerda riendo, a carcajadas. idos de su mente en quiebra los malditos años de pesar y enfermedad, la ira ante el maltrato cruel de la antesala de la muerte. él, encantado de la vida, feliz por eso solo nos queda la imagen de su sonrisa. para qué cargar con el peso inútil de lo horrible, lerdo, le digo. y mirándome murmulla "eres tu padre". lo sé. y si algo tengo que ser, nada mejor que ser mi padre, pero sabes, le digo mirando el mar que se ve hermoso, y la brisa, que nos acaricia. por dentro soy tú. y se echa a reír, y la recuerdo parada en la puerta de mi casa matancera, el pelo negro y el vestido de guinga y la voz firme, tensa, diciéndole al miliciano que en su puerta nadie iba a poner letreritos de "fidel esta es tu casa" porque esa casa era de miguelón. y el hombrecito, insignificante, "pero compañera...", y ella... "ya se lo dije... cuando me traiga un letrerito que diga 'miguelón esta es tu casa', entonces lo ponemos..." y mirándome, me agarró con su mano de uñas pulcras, y cerró la puerta al hombrecito, insignificante, estúpido... que puso el cartelito. y ella salió y lo quitó, no una, varias veces, hasta que nos fuimos. y supe entonces que no habría jamás diosa similiar en mi incipiente altar de mujeres hermosas, fuertes, tenues, bravías y maravillosas. porque allí estaba y está ella --entre mis dedos, para siempre heroína sobre la ignorante estupidez humana-- a pesar de saber que, como siempre, tenemos los días contados.

5.05.2017

candela fina




a lo lejos 
divisas 
el árbol 
bush 
en llamas 
mientras la tierra 
se abre y el cielo 
se oscurece 
el volcán escupe 
lava densa roja espesa 
y tiembla el sub
suelo hondo
deep 
que se abre  
en la corteza 
que se adentra 
en el miedo de la llaga 
wound
hirviente en tus ojos 
el vicio vacuo  
que dice saber 
hacia dónde dirige
la carne al tacto 
entre candela fina
tan repentina
caliente
turbia cristalina

bw foto/texto © om ulloa
volcán foto: Chris Johns-National Geographic

melancolocchi