6.27.2016

::untitled::fotOboMb

la fotografía. uno de mis amores fufú, de los tantos. amor de juventud y libertades. un medio que fue creado como herramienta al servicio del ser humano para "documentar(se)" y la cual --a través del inmenso ego humano y la infinita capacidad de la herramienta y su técnica, además de esenciales elementos químicos-- se convirtió en un medio de expresión relativamente fácil de manipular tanto como de fijar, exagerar, trasquilar de manera conveniente al antojo del manipulador. como dijera susan sontag: la cámara tiene el poder... de sorprender a la gente "normal" de un modo "anormal". el fotógrafo selecciona la rareza, la persigue, la encuadra, la procesa y la titula. pero de manera misterioartística, "Untitled". 

la fotografía. maravilla científica y luminaria. un medio que iba a decirnos sólo la verdad, a iluminar nuestro mundo oscuro y reflejarlo en la inmensidad de la luz y sí, sí, pero luego, como que... qué maravilla el descubrimiento humano de que ese mismo medio se presta para la gran mentira, para todas las mentiras disfrazadas de verdad y viceversa. el ser humano y su disfraz, el continuo carnaval, la pose, las proyecciones, tantas verdades a medias... tanto que decir sin decirlo. 

así, la fotografía se convirtió en un medio "artístico", en otro material más dispuesto a ser manipulado por manos humanas, tal barro, pintura, etc., donde la fuerza de la creatividad individual puede, a veces, lograr obras de arte --por su belleza o falta total de la misma, por la repugnancia que pueden causar, evocar como reacción. la fotografía como obra de arte no tanto en importancia pero sí como producto de una verdad manipulada que termina en mentira creativa. donde el fotógrafo, o "artista de las refinadas artes fotográficas", es el titiritero de la luz y las sombras, del enfoque y los cuadrantes, de las capas extras que nunca faltaban, en realidad. del decir a medias y en susurros enmarcadas la falta de información a través del mismo lente que sin embargo, todo lo capta. 

por eso, cualquier foto de un momento que pareciera aprisionar realidades idas y desposeídas, para parafrasear a la súpersusan, funciona siempre como metáfora de una mentira. porque la mentira es la forma más sencilla de autodefensa, como dijera la sabia sontag, añadiendo aquello de que la verdad es algo que se cuenta, no algo que se sabe, y que si no habláramos ni escribiéramos, no existiría ninguna "verdad". solo existiría lo que es. la esencia de ser por serlo, siéndolo. y en el ser quedarse porque el que se mueve, no sale en la foto. 

foto y texto © om ulloa

2 comments:

Miguel Iturralde said...

y hablando de la verdad, cuan cierto es esto: por eso, cualquier foto de un momento que pareciera aprisionar realidades idas y desposeídas, para parafrasear a la súpersusan, funciona siempre como metáfora de una mentira. porque la mentira es la forma más sencilla de autodefensa, como dijera la sabia sontag, añadiendo aquello de que la verdad es algo que se cuenta, no algo que se sabe, y que si no habláramos ni escribiéramos, no existiría ninguna "verdad". solo existiría lo que es. la esencia de ser por serlo, siéndolo. y en el ser quedarse porque el que se mueve, no sale en la foto.

Saludos.

sonora y matancera said...

así mismitico... la verdad fotográfica es siempre mentira... saludos, Miguel.