11.20.2015

hayQUEmorirse

hay que morirse me dijo un día 
indigno de catástrofes y se reía 
a carcajadas cortas mientras sudaba 
en el patio comiendo chicharrones 
y yo leía o pretendía descifrar poesía
zurcida por lesbianas ilusos y maricones
en idiomas prestados a mi lengua 
ya viciada de agujeros y cuerpos ajenos  despilfarrados por salones y balcones 
por los que él volar no me veía colgar 
inepta fotopoeta de lentes y plumas 
hambrienta pajarraca entre tanta gente 
de cegueras inciertas hirvientes lujurias
amarrándome aun queriendo resbalar
soltarme huir fuera de él aprender a levitar 
ascender para ser siendo siempre nada 
sin él que hoy en el cielo es verde y azul 
pero sobre todo rojo furia naranja malva 
en todas partes él inmenso en este baúl 
donde duerme su juventud blanquinegra 
conmigo en estos dedos ausente ya 
su dolor yace en calma destellando 
colores como mayo y la primavera 
 
traicionera y hermosa que se lo tragó   
y no-no es cierto que se fuera envuelto 
de mis ojos huecos tanto miedo lo espantó
en el silencio su voz casi respirándome 
yo ahora en el vacío de estos muros parcos 
miserables mármoles y bronces llamándolo 
si ya nada importa nada y es dicen otoño
mientras voy vengo en seco a susurros 
el eco de su música inquieta buscándome 
arañando estrofas en mi oído todo lo ido
día a día escuchar este espanto mudo
de la ausencia y su constante presencia

© om ulloa

 

No comments: